EVENTOS

¡No hay eventos!

Revista RE

  • El sentit del tacte, podríem dir, és el més primari i el més ric, que comença des de l’inici de la vida i arriba fins al final de l’existència. Quina importància tan gran i indiscutible té la relació de tendresa ja en la infància! El primer gran estímul de tendresa que haurà de créixer al llarg de tota la vida.És admirable la primera sensació que té l’infant quan cerca l’acaronament i l’escalf d’algú que el pot abraçar…Qui és capaç de negar una mà amiga al final de la vida d’una persona? Tal com expressa en el seu text, el neuròleg Jordi Montero: «Només després d’haver sofert un període de COVID-19 de més de dos anys, vam poder adonar-nos de la importància, freqüència i intensitat d’aquestes relacions pell a pell en la societat humana. Vam perdre en gran part el contacte físic i això, per als llatins, és encara més significatiu perquè ens agrada tocar: petons, abraçades, encaixades de mans, carícies afectuoses i enèrgiques amb la mà en el clatell de l’altre.»Per tant, consideremoportú donar una visió científica de molts aspectes del sentit del tacte tan extens i a la vegada desconegut.Se l’ha utilitzat des de ser artífex de la relació humana fins a unes dimensions ètiques que han passat per uns trànsits variables que van més enllà de la comunicació interpersonal. S’ha dit de tot. És hora que intentem tractar el sentit del tacte des de diferents vessants. Reconeixem que darrerament s’ha investigat i s’ha escrit molt sobre aquesta temàtica. Especialment se l’ha relacionat amb l’àrea dels sentiments i deles emocions. Tots apunten més enllà, ja que el sentit del tacte permetla comunicació interpersonal,capaç de provocar a través del cervell uns processos comunicatius per tal de conduir-los a una comunió de sentiments, sovint prou intensos, en què les neurones treballen per promoure que el cervell regeixi forts estats emocionals. Desitgem donar pas al to científic i valoratiu que avui s’està estudiant intensament. Per exemple, què passa en aquelles persones que no tenen mans? Com es poden suplir a través de robots o d’avenços quirúrgics? Com s’han de potenciar en aquests casos altres zones del cos que es poden educar per a una sensibilitat davant de mancances? L’evolució del fenomen comunicatiu que es decantava principalment vers una línia de sexualitat, veiem que avui pot rescatar molts elements que van més enllà, fins i tot, d’actituds frívoles. Sabem també que el tacte ens ajuda en la comunicació no verbal per expressar tantíssimes emocions, des de l’alegria a la tristesa, des de l’apreci al rebuig, des l’amor a l’egoisme… Realment el tacte és com un detector sensorial que percep la realitat dels altres. També el tacte és un sensor que percep qualsevol canvi produït en l’ambient.

Categoría

Cena Hora Europea
  • 238 Cena Hora Europea: «Fake news i la Postveritat»

    Uno de los retos tecnológicos del siglo XXI es luchar contra las fake news, las noticias falsas, para poder identificarlas, evitar su reproducción y desmentirlas. Algunos autores consideran que es una epidemia que pide encontrar mecanismos para encontrar la verdad.

    Leer más
  • Los ponentes de la 237 Cena Hora Europea han dicho…

    Neus Calleja: «Nuestros pensamientos influyen en nuestra conducta, pero también nuestras conductas influyen en nuestros pensamientos. En cambio, las emociones, seguramente van por libre. La emoción tiene una parte genética importante, ya desde muy pequeños mostramos varias emociones y cada persona las muestra de manera diferente. También interviene el bagaje personal: En función de mis experiencias interpreto y reacciono ante los estímulos y de las propias emociones, y el carácter o la manera que tengo de responder en función de la emoción que siento». Àngels Geis: «Gestionar las emociones no es fácil, porque el lenguaje del corazón es complicado. Pasar de las emociones a los sentimientos pasa por saber conectar, saberse escuchar: Solo es cuando nos hemos escuchado que podemos conectar con nuestras propias emociones y así poder acogerlas para entenderlas y gestionarlas. Es importante también legitimarlas, es decir, tenemos derecho a sentir cualquier cosa, pero no a hacer cualquier cosa con lo que sentimos, pero esto es un paso difícil como consecuencia de cómo nos han enseñado a relacionarnos.» Alexandre Gironell: «Tenemos tres cerebros: el reptiliano, el límbico o emocional –formado por los núcleos: tálamo, hipotálamo, hipocampo, accumbens y amígdala–, que funciona muy rápido, es muy instintivo, hace respuestas impulsivas y automáticas, y se basa en el instinto de supervivencia. Y el tercer cerebro es el cognitivo. Estos cerebros están unidos y trabajan en conjunción y se van desarrollando despacio a lo largo de la vida. Además, son importantes las emociones como formación del cerebro.»

    Leer más


  • Los ponentes de la 236 Cena Hora Europea han dicho…

    Tomàs Molina: «El cambio climático no se podrá evitar pero sí que nos podremos adaptar y limitarlo lo máximo posible. Para poder mantener el Planeta hay que ser y hacer lo mejor posible, parecido a como se cuida del cuerpo humano. Y ser una sociedad educada i responsable.» Juan David Escorcia: «Si no diseñamos un modelo de conservación, preservación y autosostenibilidad, la Tierra no podrá por sí misma soportar las modificaciones. No hemos de inventar nada nuevo para aprender a proteger nuestro Planeta al mismo tiempo que disfrutamos de nuestra propia evolución tecnológica y comunicativa.» Margarida Feliu: «La Educación es un reto pero no es la solución a los problemas ambientales, aunque es un pilar mientras esperamos que la ciencia ayude. No hay límites, por lo tanto todos podemos hacer coses.» Hemos de posibilitar que cualquier persona pueda actuar y transformar nuestro entorno.»

    Leer más


  • 236 Cena Hora Europea: «La salud de nuestro planeta»

    En los últimos decenios de la historia de la humanidad se ha despertado la consciencia ecológica: hay que cuidar el planeta. De la misma manera que cuidamos el cuerpo, por primera vez tenemos constancia que la salud de nuestro planeta podría estar en peligro. Hasta hace relativamente poco, la acción del hombre no lo afectaba, la Tierra era naturalmente capaz de regular sus propios ritmos y lentos cambios. Ahora la fuerte industrialización y las actividades humanas alteran los ritmos biogeológicos que durante millones de años el planeta ha tenido. Y eso, naturalmente, afecta a la climatología y en consecuencia a la flora, la fauna y la vida del hombre. De cambios siempre ha habido. Recordemos las diversas glaciaciones pretéritas que el planeta había sufrido. El  hombre, de haber existido, no los habría apreciado: su vida era demasiado corta en relación a la lentitud de los cambios. Ya no es así. En relativamente pocos años observamos cambios importantes en la climatología: temperaturas cada vez más elevadas y en zonas no habituales, olas de calor más frecuentes, la aparición de tornados en nuestras latitudes, el deshielo de los polos y los glaciares, el debilitamiento de la capa de ozono que no filtra suficientemente los rayos ultravioletas, el aumento de la concentración de dióxido de carbono a la atmosfera  que favorece el efecto invernáculo. A todo esto hemos de añadir la creciente desforestación de la Amazonia, incendios devastadores de bosques, la acumulación de plásticos en el fondo marino, las radiaciones emitidas por accidentes en plantas nucleares, las emisiones de gases tóxicos de los vehículos y las grandes industrias. Este largo listado de fenómenos no son simples apreciaciones, los datos científicos lo constatan claramente. Mientras que los científicos nos alertan de estos cambios y consecuentes peligros, otras personas y administraciones o entidades los ignoran o los minimizan. ¿Por qué? ¿Qué razones se esconden detrás de la negación de unos hechos que parecen evidentes? Sin duda hay poderosas razones económicas. Cambiar los métodos de producción es un proceso difícil, largo y muy costoso y no todas las empresas están dispuestas a ello por miedo a perder competencia en el mercado.  Hay una emergente consciencia ecológica: programas para favorecer la recogida selectiva de residuos para facilitar su reciclaje, la reparación de utensilios averiados en vez de tirarlos, la reutilización de materiales. Campañas institucionales y materias lectivas en las escuelas para sensibilizar sobre el peligro del cambio climático. Todo esto está a nuestro alcance. Por parte de la industria vemos que también se está investigando y difundiendo más el uso de energía solar, eólica, la construcción de edificios inteligentes que optimizan los recursos energéticos, vehículos menos contaminantes, y un lago etcétera. Hay síntomas de cambio, de alerta generalizada. Todo eso, pero, ¿es suficiente? En esta cena nos preguntamos: ¿Hay suficiente consciencia ecológica del planeta? ¿Qué podemos hacer al respeto? ¿Tienes la Tierra suficientes recursos para hacer frente, ella sola, a tantos y bruscos cambios? ¿Cómo la educación puede contribuir a la cultura de la sostenibilidad? ¿Qué planeta dejaremos a las generaciones venideras si no actuamos de forma responsable?   Joan Romans i Siqués Ponentes: Tomàs Molina Cap de Meteorología de Televisió de Catalunya Profesor asociado de la Universitat de Barcelona Juan David Escorcia García Periodista y educador Margarida Feliu Portabella Educadora Ambiental – Societat Catalana d’Educació Ambiental. Vicepresidenta del Consell Comarcal d’Osona Àrea Sostenibilitat   Moderador: Jaume Aymar i Ragolta Director de Ràdio Estel y Catalunya Cristiana  

    Leer más

¡Escucha aquí las ponencias de las últimas Cenas Hora Europea!

Barra_spotify_esp_1
Barra_google_esp_1

Àmbit en Twitter

Espacios de formación
Diálogos revista RE

Universitas Albertiana

La Universitas Albertiana es una asociación no lucrativa que busca generar, difundir y compartir conocimiento…

Revista Re

L’amistat creadora de vincles

Número 93
Enero 2018

Institut Diversitas

Los ejes de intervención prioritarios del Instituto Diversitas son la diversidad…

Memòria 2016

El Ámbito de Investigación y Difusión Maria Corral es una asociación, declarada…

Cerca del río Congost
Compartimos el video que fue el apoyo durante la ponencia de Josep M. Forcada en el 225 Cena Hora Europea para mostrar el proceso de pintar un cuadro.
Hazte colaborador del Àmbit

    Acepto a dar información personal y estoy de acuerdo con las condiciones de la Política de privacidad (*)